San Antón

El día 17 de enero era un día de fiesta para Alcalá. La cofradía del santo celebraba su fiesta con la “toma del cetro” acompañado de un abundante banquete que solía servirse en casa del hermano elegido.

 

Para el entretenimiento del pueblo en general había fuegos artificiales, una romería y una rifa. El paseo del Zulema era el elegido para la fiesta campestre. En los días soleados la gente llenaba la puerta del Vado y algunos se iban hasta el Gurugú donde se vendían las longanizas, morcillas y lomos más baratos.

 

La rifa del cerdo era otro espectáculo presidido por los cofrades. Próximo a la Plaza de Abajo se colocaba un pequeño tabladillo y en él un bombo en el que se encerraban las bolas para la rifa.

 

Se terminaba la fiesta con la quema de las hogueras. En ellas los complutenses quemaban los enseres inútiles, maderas, sillas rotas etc. queriendo quizás con ello quemar los restos del invierno. El ayuntamiento suspendió esta costumbre de las hogueras callejeras, quizás debido al arbolado y pavimentado de las calles.

 

Desde la década de los noventa del siglo XX, nuestra Asociación viene realizando una hoguera en la puerta de Madrid el día de San Antón, recuperando así una de las tradiciones que se habían perdido